¿Y si no digo nada?

Imagina que un día amaneces y no tienes forma alguna de comunicarte con los demás, no puedes decir “buenos días”, ni mucho menos pedir ayuda, no puedes comunicar aquello que necesitas, entablar conversación alguna, hacer algo por ti, pero tampoco por los demás.

Nada.

Todo el día eres tan sólo un espectador de lo que pasa alrededor tuyo, te has quedado sin voz…

girl-517555_960_720

Sería frustrante ¿no? Porque al final de cuentas en nuestra esencia está el ser y el hacer, el descubrir, el arriesgarnos, porque hay una necesidad profunda en nuestra alma de trascender, pero no siempre es fácil dejar la nada… no siempre es fácil tomar retos, alzar la voz y cumplir con nuestros sueños.

No siempre es fácil oponernos, ir contra corriente y luchar por aquello que creemos mejor, a veces, nos decepcionamos y regresamos a decir y hacer nada.

Pero es normal, porque esos sentimientos de enojo y de tristeza que experimentamos cuando algo no sucede como queríamos indica que lo hemos intentado con todas nuestras fuerzas, que hemos apostado por algo grande.

Y al final, experimentar la derrota es mucho mejor que no haberlo intentado, porque al menos tienes la completa certeza de que estas siendo el protagonista de tu historia, una historia que se entrelaza con la de muchas otras personas formando una realidad social de la que todos somos parte y en la que las acciones de unos repercuten en los otros.

40

Por esto es tan importante que alces la voz, que digas esa idea que has tenido por años, que emprendas ese proyecto que se te ha ocurrido, que mandes ese correo que no te has atrevido, que te muevas y que cumplas tus sueños, porque muy probablemente en el camino ayudarás a cumplir los sueños de quienes te rodean.

Y es que quizá somos pieza fundamental en la vida de más personas de las que habíamos imaginado. Quizá somos ese cambio que tanta falta hace, quizá tu idea puede salvar vidas y cambiar realidades, quizá tus sueños me inspiren a cumplir los míos, pero nunca lo sabremos si no lo intentas, si sigues en nada, si no alzas la voz y si no vences tu miedo.

voz

Así que, aunque suene muy trillado, no esperes a mañana para alzar la voz y luchar, porque es cierto, nadie sabe con seguridad si tendremos un mañana.

Y no pasa nada si te equivocas, si te caes o si lloras, porque somos HUMANOS,

humanos tratando de hacer cosas grandes.

Carmen Vasquez
Carmen Vasquez
0 comments
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *