¿Y tú, tienes el gen del viajero?

La mayoría de las personas sueñan con conocer el mundo, pero son pocas las que hacen de ello su única meta en la vida. El gen del viajero va más allá de tomar unas vacaciones en un lugar distinto cada seis meses;  el único anhelo de un verdadero viajero es poder recorrer todos los países posibles, poder ver con sus propios ojos los colores del atardecer en cada continente, y poder sorprenderse con los sabores que cada nuevo lugar ofrece.

11990474_10153180489225835_4267026726419393234_n

Las personas que nacieron con el gen del viajero son personas apasionadas y valoran cada aroma, cada color, y cada detalle que observan. Se adentran tanto en el país que visitan, que comienzan a adoptar su lenguaje, su folclor, y su forma de ver la vida. Es por eso que cada viaje se convierte en un encuentro consigo mismos.

cris

La esencia del viajero es amigable. Está dispuesto a conocer personas que cambien su manera de pensar y con quienes pueda intercambiar experiencias. La parte más difícil de dejar un lugar es despedirse de los amigos que hizo, y que lo acompañaron en su aventura por tierras desconocidas.

Aunque por momentos un viajero puede parecer impulsivo, la verdad es que aquellos que nacieron con el gen del viajero son pacientes. Un viajero no viaja sólo por arrebato, lo hace cuando siente la necesidad de rodearse de nuevos paisajes, cuando sabe que es hora de abrir la mente a nuevos pensamientos y de crear nuevas historias.

cris 2

Un viajero es decidido y no descansará hasta encontrarse en  su siguiente destino. Esa misma perseverancia se ve reflejada en cualquier aspecto de su vida, su meta es clara, ser feliz y disfrutar cada momento al máximo y todo lo que hace está encaminado a lograrlo.

Pero sin duda alguna la característica más representativa de quienes nacieron con el gen del viajero, es que cuentan con un alma valiente y fuerte. Se requiere de mucho valor para aventurarse a buscar la felicidad en rincones lejanos del mundo siendo motivado por el anhelo de su alma, y superando todos los retos que se le presenten, pero sin rendirse ni un sólo momento.

vale 2

Quizá tú naciste para ser un viajero y ni siquiera lo sabes. La mejor forma de averiguarlo es emprender tu primera aventura y dejar que la vida te lleve por destinos distantes.


Ivón España, 23 años

Estudiante de Mercadotecnia, Celaya

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *