Entradas

70 años por la paz

“Después de la Segunda Guerra Mundial”, es una frase referente a un cambio, ¿qué pasaría después de un trágico acontecimiento que marcó la vida de millones de personas?, y ¿cuál sería la importancia de éste mismo para haber creado un después?; encontrar la paz y el pleno desarrollo del potencial humano.

Jean Choplin, fundador de AIESEC en 1948, fue una de las personas convencidas en que la paz podría ser posible, si se pone confianza en los jóvenes líderes como clave fundamental para crear un cambio positivo.

Setenta años después de este primer impacto, se ha podido llegar a más de 120 países junto con miles de personas alrededor del mundo. Creando conciencia en cada persona que confíe en AIESEC como organización por la paz y el pleno desarrollo del potencial humano. Empoderando a más jóvenes y seguir generando cambios en el mundo para que estos cambios sirvan como reflejo y se dispersen en las pequeñas acciones con el objetivo de crear conciencia en más jóvenes sobre los distintos puntos de vista y el entendimiento multicultural.

Pero ¿qué es AIESEC hoy?

Es una plataforma global de jóvenes para desarrollar su potencial de liderazgo a través de intercambios sociales y profesionales y oportunidades para crear un cambio en su entorno, por medio de ambientes retadores que los inviten a desarrollar habilidades en programas de voluntariado enfocados a los 17 Objetivos del Desarrollo Sostenible de la Organización de las Naciones Unidas; para fomentar la unión y lograr cambios positivos en beneficio de las personas y el planeta. Además de crecer profesionalmente en programas como Voluntario Global, Emprendedor Global y Talento Global. AIESEC ha desarrollado más de 1,000,000 de jóvenes en sus oportunidades de membresía, en más de 120 países y territorios alrededor del mundo.

AIESEC es una organización no gubernamental, sin fines de lucro, asociada a la Organización de las Naciones Unidas, además de ser la organización liderada por jóvenes más grande del mundo.

En 2018, AIESEC Internacional lanza el primer libro donde podemos dar un viaje en el tiempo y conocer los acontecimientos por los que AIESEC ha pasado desde su fundación en 1948. Este History Book da un buen testimonio de cómo la organización ha estado en constante liderazgo para enfrentar los más grandes retos del mundo y generar un cambio para vivirlos y crear huellas positivas en las generaciones futuras.

¡Dale un vistazo! http://aies.ec/aiesechistorybook

70 years for AIESEC. 70 years for peace.

Empoderamiento femenino: tarea de todos

Viajé a Perú para participar como voluntaria en el proyecto “Empower”. Antes de este viaje no me encontraba tan consciente de que la desigualdad de género era tan grave en otras partes del mundo. Estaba consciente de que en México este problema ha perdurado por muchos años y el machismo es una manera de pensar que hasta el día de hoy, no se ha superado al 100% entre la población mexicana. Sin embargo, mi horizonte no estaba del todo completo hasta esta experiencia, que me convirtió en ciudadana del mundo, consciente de la importancia del empoderamiento femenino.

 

A lo largo de las 6 semanas del proyecto Empower en Perú, aprendí a tratar con personas que no están acostumbradas al trato social, niñas entre 7 y 15 años que por lo que han vivido (fueron abandonadas y/o abusadas) desarrollaron una personalidad reactiva con los demás que hace difícil que tengan la confianza de simplemente acercarse a platicar con alguien. Aprendí maneras de escuchar, ponerme en los zapatos de alguien y motivarlo a seguir adelante. Desarrollé la habilidad de trabajar con un equipo multicultural y de asumir el liderazgo cuando se trata de improvisar una actividad divertida cuando veía que era un día difícil para las niñas en el albergue.

 

Mi proyecto como voluntaria estaba relacionado con el Objetivo de Desarrollo Sostenible de la ONU número 5, Igualdad de Género. Te explico, seis voluntarias brasileñas y yo, trabajamos en un albergue con estas niñas pequeñas. Nuestro principal objetivo fue transmitirles ideas de autoestima y valía como mujeres en la sociedad, para impulsar el empoderamiento femenino. Esto lo hicimos a través de pequeñas actividades y dinámicas educativas que planeamos para ellas, como “pato, pato, ganso” versión internacional, crucigrama de valores, sopas de letras de las profesiones para que ellas conocieran todo el abanico de posibilidades con el que contarán en un futuro cercano. Todas estas actividades en donde les transmitimos valores para su vida, de cierta manera propiciaron el crecimiento personal de estas pequeñas, para motivarlas a perseguir sus sueños.

 

De todo lo que aprendí en el proyecto, creo que sin duda hubo aprendizajes que traje a México y que pueden trascender en acciones positivas. Ahora me encuentro dispuesta a proponer estrategias para impulsar el desarrollo personal en las personas, sobre todo en las mujeres a mi alrededor. Definitivamente estoy dispuesta a seguir trabajando en asociaciones que ayuden a las personas a tener una mejor visión de su futuro. No hay duda que el empoderamiento femenino no es una labor que nos corresponda sólo a las mujeres, nos corresponde a todos porque de lo que se trata es justo de lograr una sociedad con Igualdad de Género.

 

Esta es la historia de Ada Elizabeth Zaragoza como Voluntario Global de AIESEC. Para contribuir al empoderamiento femenino y a que la Igualdad de Género sea una realidad mucho más cercana para futuras y actuales generaciones, da click aquí.

En los zapatos de un Pura Vida en Costa Rica

Así se vive la vida en Costa Rica

Estoy trabajando en un centro en donde a personas que tienen discapacidad se les enseña a ser lo más independientes posible. El trato que les dan es digno y lo más importante es que convivan con nosotros, los voluntarios, sin ningún prejuicio entre nosotros. Ellos se muestran muy entusiastas cuando se sienten aceptados y a nosotras nos sirve para verlos de una forma ‘no rara’, diferente a la que estamos acostumbrados” – Esta fue la experiencia de Diana de Querétaro como voluntaria global. Ella se encuentra  haciendo un proyecto de voluntariado  llamado My Cultural House en AIESEC en Costa Rica.

costa rica

Diana desarrollando e impactando a través del proyecto “My Cultural House” en Costa Rica.

En este proyecto Diana está trabajando con una compañera peruana y una brasileña. My Cultural House está relacionado con el Objetivo de Desarrollo Sostenible número #10 de la ONU: Reducción de las Desigualdades. Este es el segundo voluntariado que Diana realiza con AIESEC: en verano de 2016 decidió impactar Brasil a través del proyecto Giramundo y este año se encuentra disfrutando de Pura Vida en Costa Rica.

En comparación con el primer proyecto de Diana, en donde trabajó con niños en Brasil, este proyecto le dio mucha más oportunidad de transmitirle cosas buenas a las personas a partir de las actividades que organizaron ella y sus compañeras para ellos. “La comunicación funciona mejor porque se portan de forma cariñosa y receptiva, en cambio a los niños les gusta más jugar y son cariñosos, pero les cuesta más guardar orden”. Esto es lo que nos cuenta Diana, pues generalmente los niños son más dispersos y para un proyecto como este hay que organizarles actividades mucho más dinámicas, acordes a su edad. En Costa Rica está trabajando con personas entre 18 y 65 años y las actividades que han llevado a cabo con ellos han sido todo un éxito.

Algo muy interesante que Diana ha descubierto en My Cultural House, es que el concepto de discapacidad o vulnerabilidad que tienen las personas, es completamente distinto al concepto que tenemos en México. Diana notó que las personas con discapacidad no suelen sentirse menos que los demás, sino todo lo contrario: cuentan con los recursos adecuados para salir adelante. Esta armonía y aceptación de las desigualdades es una de las muchas razones por las que el concepto Pura Vida guía a Costa Rica.

                   “No todo es fácil pero uno aprende mucho. Ya no me quejo de madrugar, hay días aquí que me levanto a las 3:30 am para ir a tomar un bus o a las 5:20 para ir a mi proyecto. Dejé de quejarme de caminar largos trayectos… Te das cuenta de la generosidad de la gente, de una familia anfitriona que te da lo que puede sin recibir nada a cambio, es lo máximo. Conocer amigos de distintas culturas en el camino, eliminar prejuicios, enfrentar tus miedos e incluso bañarte con agua fría, todo es una experiencia que te desarrolla y a la vez te hace valorar más tu casa y darte cuenta de cómo es el mundo y lo que tú puedes hacer al respecto”.

costa rica

“…eliminar prejuicios, enfrentar tus miedos, todo es una experiencia que te desarrolla y a la vez te hace valorar más tu casa y darte cuenta de cómo es el mundo y lo que tú puedes hacer al respecto” Diana Laura Galindo.

 Tú, como Diana, atrévete a impactar tu propia vida y la de muchas personas en Costa Rica, para regresar a México con un nuevo entendimiento sobre las desigualdades sociales. Queda mucho por hacer para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible, así que súmate y regístrate aquí para convertirte en un Voluntario Global.

¿Preguntas? Déjanos un comentario abajo.

La herramienta clave para el desarrollo personal

Si en México le preguntas a los jóvenes: “¿cuál crees que sea la herramienta con la que podamos hacer de México una potencia mundial?” 7 de cada 10 responderán: “La educación”.

Esta idea no sólo aplica para México, sino para todo el mundo. No cabe duda, una mejor Calidad de la Educación nos dará las herramientas necesarias para  contribuir a vivir en un lugar mejor.

¿Sabes qué son los ODSs? Por sus siglas significan: Objetivos de Desarrollo Sostenible (Sustainable Development Goals en inglés). Estos son la nueva versión de los Objetivos del Milenio, también creados por la ONU para mejorar la calidad de vida las personas y el bienestar global.

Seguramente te preguntarás, ¿qué tiene que ver esto con mejorar la calidad de la educación? Resulta que desde el lanzamiento de los ODSs, muchas empresas y organizaciones civiles los han adoptado para alinear sus metas a ellos. AIESEC no se queda atrás y ha desarrollado proyectos de Voluntariado Global alineados con 6 de los 17 objetivos. El objetivo número 4, Calidad de la Educación, tiene varios proyectos de Voluntariado Global alineados a él, entre ellos el proyecto Learn & Live en Perú.

¿De qué trata Learn & Live?

Este proyecto se lleva a cabo en Perú para otorgar herramientas y oportunidades educativas a niños pequeños. Antonio Puebla Sánchez, originario de Celaya, participó como voluntario en Learn & Live en la ciudad de Ica, Perú. Él y tres compañeros brasileños trabajaron en un salón comunal dando clases de inglés a niños y jóvenes entre 6 y 15 años. Antonio junto con los demás voluntarios, organizó juegos y actividades para enseñarles verbos, meses del año, colores y frases.

“Algunos de los niños no sabían leer ni escribir. Tuvimos que encontrar la forma de no usar siempre el pizarrón para enseñarles teoría, sino que todo lo hicimos dinámico. Preferimos motivarlos para que hablaran en inglés, pasando al frente a presentarse o hablar frente al grupo.” Antonio y sus compañeros voluntarios también impulsaron a estos niños a desarrollar habilidades útiles para sus vidas académicas. Al mismo tiempo, los voluntarios se desarrollaron como líderes.

Antonio aprendió mucho en este viaje, en el salón de clases con los niños y jóvenes. Además tuvo la oportunidad de descubrir lugares impresionantes en Perú y probar su gastronomía. Esto fue el toque perfecto para complementar este viaje de voluntariado.

Antonio se trae a México ideas nuevas para impulsar la calidad de la Educación en nuestro país. Ahora es consciente de que la educación es la herramienta clave para impulsar el desarrollo de las personas. Siendo estudiante o recién egresado, tú puedes ayudar de diferentes maneras. Si te interesa impactar y contribuir a mejorar la calidad de la educación como lo hizo Antonio, regístrate aquí.

 

 

Read more:

Descubre, desarrolla, IMPACTA

Enfocando mi carrera en la sustentabilidad

“…La semana en la que trabajamos en la montaña fue completamente enfocada al cambio climático, al igual que cuando repartimos folletos y platicamos con la gente al respecto. El resto de las actividades fueron ayudar a la comunidad en sus actividades diarias para hacer algo por el medio ambiente y su conservación”. Alejandra Feijóo fue voluntaria en el proyecto Naturática, de AIESEC en Costa Rica en Diciembre 2016. Este es un proyecto alineado a cumplir el Objetivo de Desarrollo Sostenible #13: Cambio climático. 

En Costa Rica, hay mucho por hacer para mejorar la educación ambiental entre sus habitantes. Quienes viven en zonas cercanas a reservas naturales, por lo general son personas de escasos recursos y, por lo tanto, desconocen la importancia del cuidado del medio ambiente y de la sustentabilidad. En este país habitan muchas especies de flora y fauna, las cuales se encuentran en peligro o se encontrarán amenazadas si siguen siendo manipuladas por el hombre. Es por esto que el proyecto Naturática se enfoca en realizar actividades forestales y de educación ecológica para la comunidad. “Un biólogo costarricense nos capacitó para llevar a cabo las actividades forestales y posteriormente para dar clases sobre el medio ambiente a una primaria local y a la comunidad en general”, nos cuenta Carlos Ortiz, estudiante de Ingeniería Biomédica de la Ciudad de México. 

“Hicimos equipos y cada equipo estaba en la montaña más o menos 3 días. El primero se sale temprano de la comunidad y son aproximadamente 3 horas de camino hacia la montaña donde está el área de conservación. Ese día –por lo menos mi equipo– nos dedicamos a pintar rótulos sobre información ambiental que se tenían que colocar en la zona. El segundo día nos llevaron a abrir un sendero hacia una pequeña catarata y barrerlo para que quedara completamente transitable. Y ya el tercero temprano nos regresamos a la comunidad. El tiempo libre era para convivir entre cada equipo, nosotros fuimos a unas cascadas que hay a 40 minutos dentro de la montaña. Ahí hicimos fogatas y vimos las estrellas por la noche. Fue una experiencia increíble porque el lugar está en medio de la montaña y no hay luz eléctrica ni señal de teléfono. De hecho, nos hubiera gustado quedarnos más tiempo ahí, de lo bonito y natural que estaba todo”. Palabras de Alejandra Feijóo.

Alejandra es estudiante de Ingeniería Industrial y cuando le preguntamos si cree que este proyecto ambiental le sirvió para su carrera, esto fue lo que nos dijo: “Participar como voluntaria en Naturática me dio más que nada un aprendizaje importante para mi vida, me enseñó a valorar mucho más la naturaleza y me ayudó a confirmar que el enfoque que le quiero dar a mi carrera es de sustentabilidad”. Este proyecto no es sólo para estudiantes de ingeniería, es para jóvenes de cualquier carrera que busquen apoyar a reducir esta problemática.

No cabe duda que alejarnos de lo cotidiano para descubrir un nuevo lugar nos puede dar muchas oportunidades de desarrollar habilidades y nos permite impactar de manera positiva una comunidad, como lo hicieron Alejandra y Carlos. Regístrate aquí para ser un Voluntario Global y apoyar a frenar el Cambio Climático.