¿Qué tan domesticado estás?

Ya hace mucho tiempo Nietzsche dejó claro que su concepto de civilización implicaba un gran nivel de sometimiento y domesticación impuesta por nosotros mismos ¿y a qué nos sometemos? A las reglas que se imponen para llegar a ser “civilizado”, lo que sea que eso signifique, incluso si esas reglas son ilógicas o contraproducentes.

16

Pero no siempre lo que se quiere de verdad está por ese camino, hay veces que todas esas normas sirven más como un estorbo que un beneficio y lo más graciosos de esto es que nosotros aceptamos seguir estos impedimentos de forma voluntaria. No nos “salimos del guacal” por miedo de ser tachados de locos y de quedarnos solos porque posiblemente no encajaríamos en ningún lado.

Entonces ¿qué hacer? Romper las reglas, suena fácil sólo que hacerlo no lo es por todo la anteriormente mencionado, sin embargo, si lo único que queremos es agradarle a los demás pues nunca vamos a lograr lo que nos proponemos.

revolucion

Muchas veces vamos a escuchar que no se pueden hacer las cosas de una forma u otra pero la mayoría de esas ocasiones es porque nadie lo ha intentado de esa forma antes. No te sientas mal si siempre estás en búsqueda de más, si quieres ser reconocido por todo lo que superaste para llegar a tu meta en vez de ser recordado por siempre conformarte con lo que se te daba.

Y aunque no lo creas, no estás solo una vez que decides ya no seguir los cánones establecidos al menos, conozco un grupo de personas que tomaron la decisión y están cambiando el mundo día a día, regístrate aquí, únete y rompe las reglas.

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *