¡Hey, AIESEC! Quiero ser un líder

AIESEC, como organización internacional de jóvenes que busca generar liderazgo, plantea diferentes aspectos que como líder desarrollas dentro de tu paso por ella, ayudándote a crecer en ambientes retadores de aprendizaje. Al realizar un intercambio o estar en el programa de membresía dentro de la organización, AIESEC cumple con estándares que te permiten vivir una experiencia de calidad, y al tiempo desarrollar las cuatro principales características de un líder AIESECo: Empoderar a otros, estar orientación a soluciones, autoconocimiento y ser un ciudadano global.

Y sí, suena muy bonito, ¿pero en realidad AIESEC hace todo eso en mi vida?

Para que comprendan mucho mejor cómo funciona esto de convertirse en un líder y cómo se hace palpable en la realidad, les voy a contar una historia: mi historia.

Mi nombre es Lina Tordecilla Escudero. Soy de una ciudad al norte de Colombia llamada Montería. Entré a AIESEC en abril de 2014, un poco perdida sin comprender bien de qué iba todo eso.

Al pasar todo el proceso de selección, fui ubicada en el área de Intercambios Salientes Profesionales, y la verdad no me gustó mucho la decisión, pues me encontraba cursando cuarto año de Comunicación Social y Periodismo, y quería trabajar en algo afín a mi carrera. Pero a pesar de no estar conforme con el cargo que se me asignó, lo asumí y mi líder en ese momento se encargó de que tuviera claridad absoluta sobre mis funciones y tareas.

Con el tiempo me involucré más en los procesos del comité, teniendo contacto también con los voluntarios internacionales que venían por su intercambio y con las comunidades con las cuales estos trabajaban. Algo que me impactó mucho fue llegar con Nadia, una voluntaria de Suiza a su proyecto, en el cual enseñaba la cultura de su país, e inglés a niños víctimas del conflicto armado en Colombia y ver la emoción de esos niños, su interés y su asombro sobre un país que seguramente no tenían ni idea de que existía. En ese momento comprendí el poder de AIESEC y lo que nosotros como miembros podemos hacer por nuestros entornos. Pero eso sólo fue el inicio.

líder 3

Decidí tomar más roles, tuve líderes que me empoderaron y por eso me atreví a aplicar para ser Vicepresidente de Talento Humano, quedé electa y durante 2015 lideré un equipo, compartí con otros vicepresidentes y aprendí muchas cosas. Pero un rol de liderazgo acarrea más responsabilidades y con eso, muchas cosas que solucionar.

En 2016 tuve el cargo más retante de mi vida, donde sin temor a equivocarme, pude desarrollar todas las características mencionadas al inicio, fui Presidente Local de AIESEC en Montería y créanme, no fue nada fácil, pero definitivamente fue hermoso.

Experiencias que me volvieron líder

Relacionarme con 25 extranjeros al tiempo, conocer y entender su cultura, dar hospedaje en mi hogar a personas de otras nacionalidades, convirtiéndose estos en tus hermanos, te hace ver el mundo desde otra perspectiva. Cuando uno está en AIESEC se hace consciente de que hay mucho más allá de las fronteras de su propio país, de las guerras extranjeras, de unas elecciones presidenciales en las que yo no elegí, de una tragedia que no se llevó a mi seres queridos, pero que tuvo lugar y que también lo siento porque es mi mundo; AIESEC me convirtió un ciudadano global,  en un líder global, y sin necesidad de salir de mi casa.

lider 1

En diciembre de 2015, asumí el cargo de presidente de la entidad, en el momento más crítico de esta, en el cual estábamos asumiendo una deuda muy alta para entregar los proyectos de ese momento, puesto que nos habían cancelado cosas a última hora y debíamos sí o sí, responder a los extranjeros que venían a realizar su voluntariado. Conseguimos donaciones, un nuevo lugar para realizar las actividades y organizamos junto a ellos el desarrollo del trabajo. Al final, nos organizamos financieramente con un plan de gestión y logramos saldar la deuda; en este preciso momento entendí qué era ser orientado a soluciones y que es la mejor forma de hacerle frente a los problemas de la vida diaria.

Liderar un comité de más de treinta personas y una junta ejecutiva de cinco vicepresidentes con personalidades totalmente diferentes y al final ver el cambio que cada uno ha tenido en sus vidas, además de orientarlos para sus siguientes pasos dentro o fuera de la organización,  atreviéndose a seguir tomando otros roles de liderazgo, hacer que otras personas confíen en el talento joven y en lo que AIESEC hace por el mundo es empoderar a otros; inspirar a las personas a atreverse, a tomar riesgos y hacerles ver el potencial que ellos mismos poseen, sacar el líder que llevan dentro.

12487322_10207894531337147_3749282500127760567_o

Pero lo más importante de todo, es el hecho de haber entendido por fin quién soy y cuál es mi papel en el mundo. Porque aquí pude conocer mejor de qué soy capaz, qué clase de líder soy y para lo que estoy hecha. Porque nada es imposible hasta que luchas por ello; me auto descubrí, me conocí, y eso no tiene precio.

Yo lo entendí, y le agradezco tanto a AIESEC el haberme dado la oportunidad de vivirlo, de hacerme líder. Y tú, ¿Has empoderado a otros a que hagan algo? ¿Has actuado pensando en la solución y no el problema? ¿Qué tanto te conoces a ti mismo? ¿Estás al tanto de lo que pasa en otros países y conoces de culturas que no sean la tuya? Te invito a que vivas esta experiencia por ti mismo, inscríbete ya a nuestro programa Voluntario Global.

Lina Tordecilla Escudero
Lina Tordecilla Escudero
0 comments
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *