escuchar líder

Escuchar: la habilidad de los grandes líderes

Muchas personas consideran que el papel de los líderes es hablar, dar discursos, indicar las tareas; pero más que hablar, lo que distingue a un gran líder, es su habilidad para escuchar: escuchar a sus colaboradores, a sus clientes, proveedores, etcétera.

Y es que un líder debe dirigir a las personas, pero para dirigirlas hace falta conocer sus motivaciones, los problemas que enfrentan en el día a día y su perspectiva. Por eso en este artículo te hablaremos de las ventajas de escuchar y de cómo favorecerlo en el entorno laboral.

Las ventajas de escuchar

  • Empleados más motivados

Cuando las personas se sienten escuchadas se muestran más comprometidas con el trabajo, y no solo porque quieran cuidar de la idea o sugerencia que pudieron aportar, sino porque al final eso es lo que todos buscan, sea en una organización, la familia o cualquier otro grupo social: ser aceptado y tomado en cuenta.

escuchar

  • Rápida solución a conflictos e innovación

Cuando escuchamos a las personas podemos descubrir problemas u obstáculos que antes no habíamos notado. Muchas veces, al tener un puesto de liderazgo, no tenemos la visión completa de lo que ocurre, pues no estamos en la operación. Nos centramos en coordinar, en crear estrategias, en dirigir; pero al final si se queremos lograr una meta, conocer los obstáculos que se enfrentan en la operación, es esencial, pues nos permitirá no solo notarlos, sino implementar las soluciones necesarias. Es aquí donde escuchar cobra gran relevancia, pues son las personas que se encargan de un proceso quienes conocen sus obstáculos y tienen las ideas para resolverlos. Escuchar permite resolverlos problemas apenas surgen e innovar en los productos, en los procesos, en las soluciones.

  • Mejora tu liderazgo

La única manera de conocer si se es un buen líder y de mejorar como líder es preguntar. Preguntar qué se está haciendo bien, en qué se puede mejorar, que se debe comenzar a hacer y qué se debe dejar de hacer. Las personas notan cuando tienen a un buen líder y sus percepciones y retroalimentación, pueden ayudar a un líder a crecer personalmente y mejorar.

Pero ser mejor escucha, no pasa de la noche a la mañana, requiere práctica y una firme intención de hacerlo, así que veamos unos cuantos consejos para mejorar en esta habilidad.

Consejos para escuchar más y mejor

  • Interésate genuinamente

Cuando escuches a las personas, no lo hagas como una obligación. Las personas notan cuando otros les escuchan con interés. Un gran líder debe preocuparse por el bienestar de las personas, por su vida y su trabajo.

escuchar

  • No interrumpas

Algo muy importante al escuchar, es no interrumpir a las personas, pues el hacerlo impide conocer y comprender del todo la idea de la persona con la que se habla. Una vez haga una pausa, se pueden hacer más preguntas para profundizar en el tema o hacer un comentario sobre la idea. Esto enriquece la comunicación.

  • Haz las preguntas correctas

Más que hablar o simplemente escuchar, un buen líder debe tener la capacidad de hacer las preguntas correctas. Preguntas que hagan a las personas reflexionar, pensar, recapacitar… Un buen consejo es no hacer preguntas cerradas que se puedan contestar con un simple «sí o no», sino preguntas que requieran una respuesta más elaborada: los porqués, los cómos, los qué piensas, etcétera.

  • Respeto

Al conversar y escuchar a otros es muy importante no juzgar a la otra persona o a sus ideas. El juzgar puede cohibir a las personas y limitar su capacidad comunicativa y creatividad, y puede hacerte perder grandes ideas y oportunidades.

Si en algún momento no estás de acuerdo con la idea que la otra persona expresa, cuando respondas, hazlo de una forma positiva y sin atacar su idea. Por ejemplo, decir: «yo creo que tal vez sería mejor sí…» o «no te parece que esto o aquello puede resultar mejor», o simplemente buscar profundizar en su idea, mediante las preguntas correctas, puede cambiar la perspectiva.

  • Establece reglas claras y juega en equipo

Es importante tener una alineación de expectativas clara con el equipo: declarar qué comportamientos se esperan de ellos en cuanto a la comunicación (como el no juzgar o no interrumpir, por ejemplo), pero también saber qué buscan ver ellos en sus compañeros y en su líder.

Una vez que todos hayan establecido estas reglas de comunicación, será mucho más fácil trabajar en equipo y compartir las ideas.

  • Aprovecha tus juntas

Aunque para algunas personas las juntas parezcan tediosas, en realidad, son el espacio idóneo para que los equipos prosperen. En las juntas se tiene a todo el equipo reunido y se pueden tratar los problemas a los que se enfrentan y tener retroalimentación en cuanto al desempeño del equipo y de sus integrantes. Las juntas son el espacio perfecto para escucharse unos a otros y poder hacer los ajustes necesarios para trabajar mejor.

  • Ten sesiones uno a uno 

Compartir ideas, sentimientos o dar sugerencias, no siempre es sencillo en un grupo. Un gran líder sabe esto y por ello tiene juntas uno a uno con sus colaboradores de forma constante. El foco de estas sesiones debe ser siempre escuchar al colaborador, el hacer las preguntas correctas y generar confianza para que pueda expresarse libremente. La confidencialidad es crucial en estas juntas.

escuchar

Así que ya sabes, para ser un gran comunicador y un gran líder, escuchar es esencial, aunque claro, conocerse a sí mismo es también importante para poder identificar áreas de mejora en la manera en que escuchamos y comunicamos.

Tú también escucha, aprende y comienza el cambio hacia un gran liderazgo mexicano.

 

Benjamín Conde
Benjamín Conde
17 comments
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *