Encontré mi segunda familia en AIESEC

“Uno no es familia por el apellido ni por la sangre, sino por los valores y el tener la misma misión.” Jürgen Klaric

Resulta complicado empezar una nueva historia con otras diez personas tan diferentes a ti pero que los une una cosa: un propósito. Si personas que en la vida imaginarías que tendrían una conversación contigo por horas o viajar durante 8 horas a un destino que ambos les emociona. Tal vez son prejuicios sin embargo, las situaciones nos han puesto en el camino para que ahora sepan un poquito más de mí y de mi vida externa a AIESEC.

12227226_1281998878494808_2136838839547941253_n

Sí, a ellos les puedo llamar mi segunda familia porque no puedo imaginar no tener a mi hermano mayor, él que siempre me defiende de cualquier idea que plantee. También puedo decir que tengo una hermana pequeña de la cual cada día me siento más orgullosa por todos esos triunfos que ha realizo en tan poco tiempo. Tengo a mis hermanas gemelas que aunque estén lejos siempre se comunican sus metas para poder alcanzarlas. Podría ir uno por uno asignándoles un rol, pero lo cierto es que todos jugamos un rol diferente día a día porque a veces necesitamos de hermanos maduros que valoren tu trabajo u otras tantas veces de hermanos juguetones que nos ayuden a relajar la tensión.

12919890_1695959890686362_7959114352661036881_n

Esas personas cada día me recuerdan nuestra misión durante este año como una familia, apoyándonos unos a los otros. Entendiendo que errar es de humanos pero que siempre tendremos a alguien más que nos respalde, incluso pueden ser los diez mismos que estarán ahí para solucionar cualquier cosa.  Ya que todos aplicamos a lo mismo, a un sueño que deberá ser cumplido a base de esfuerzo, empeño, tenacidad y horas de perseverancia.

12919639_1696363930645958_1679851680215827049_n

Encontré mi segunda familia en AIESEC porque ellos son personas con las cuales puedo hacer el ridículo vistiéndome de algún personaje extraño y aún así contar mis mayores miedos, así como los problemas que enfrento. Tampoco creí que mis papás me dejaría tener una pijamada en otra casa sólo porque se trataba de ellos. Ellos son esas personas con las cuales puedo comer helado hasta que ya no pueda más así como desvelarme hasta altas horas de la noche para cumplir nuestros objetivos de los siguientes tres meses.

IMG_9955

Mi mesa directiva es en resumidas cuentas la familia que esperé al momento de aplicar porque me han visto llorar pero también me han visto reír hasta que me duela el estómago. Hemos pasado por tantas cosas que una simple mirada nos puede llevar a tener comprensión por el otro, o un simple tono de voz nos hace entender el sentimiento del otro. Esa familia no se construyó de un día para otro como las familias convencionales, se ha hecho a través de confianza y transparencia sobre lo que hacemos. A través de retroalimentación y fallas que hemos solucionado en conjunto porque sino no se trataría de una verdadera familia, de un equipo.

12744676_10208175107673703_7749153010206293184_n

Ellos son mi segunda familia porque así como estamos bien y llevamos las cosas con calma; hay tempestad y molestias que después tenemos que arreglarlas. Ellos son mi segunda familia porque después de un tiempo nos dimos cuenta que teníamos horario para ir a comer, así como una rutina los viernes por la tarde. Que cada miércoles es una junta en donde las propuestas se ponen en la mesa y todos opinamos de ellas.

IMG_4961

Encontré mi segunda familia en AIESEC porque no imagino un año sin ellos ya que nos complementamos y hacemos que las cosas pasen. Desde el primer momento que nos sentamos todos estuvimos con la mente abierta a nuevas propuestas y esto nos dado buenos resultados ya que la sinergia la encontramos en la actitud de cada individuo. Mi mesa directiva, mi segunda familia es simplemente eso la familia que necesito para el resto de mi vida porque sé que este lazo nos unirá para siempre.

 

 

 

 

Cecilia Berenice
Cecilia Berenice
10 comments
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *