Depresión Post Congreso

Es de día y me doy cuenta como de pronto ya no es la alarma de mi roomie la que me despertó sino la realidad del día después de ese gran congreso. Lo primero que viene a mi mente, ¿cómo fue que se pasó tan rápido?

Y es que entre tantos amigos que comparten opiniones similares o diferentes a las tuyas que quieren contribuir para una mejora en el país, los roll calls que hacen que toda la plenaria se pare al frente a bailar  y uno que otro crush que esperas durante tres meses para volverlo a ver hace que el tiempo pase volando.

Apenas hace unas horas me encontraba ahí haciendo shouts que no pertenecen al de mi ciudad pero que poco a poco se hicieron también míos porque les fui agarrando cariño a cada una de las personas que forman parte de él.  De esas ponencias impartidas por las empresas que tanto confían en nosotros que sin pensarlo hacen clic con tu plan de vida y carrera.

Como no pasar por alto esperar el video de cierre de plenaria porque tal vez y puede que aparezcas. Mientras llega el turno de Dr. Love tratando de unir a tantas almas solitarias, mientras aguantas ansiosamente a que se lea tu nota con ganas de echar de cabeza a un amigo o simplemente confesarle tu amor a esa persona que te flechó la noche anterior.

unspecified-6

Es difícil volver a decir adiós porque esas personas con las cuales compartiste casi una semana, están viviendo lo mismo que tú en otro lado del país. Aplicando las estrategias vistas durante esa increíble semana que son definitivas para el crecimiento de cada comité. Cinco días compartiendo éxitos, fracasos e incluso el gusto de haber conocido a más personas que se acaban de unir a esta familia.

 

GRACIAS AIESEC


Karla Vázquez 
20 años, estudiante de Diseño Industrial
Agradecemos su colaboración

 

 

 

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *