AIESEC, mucho más de lo que imaginas

¿Qué voy a hacer cuando me gradúe? Creo que es un miedo al que todos los jóvenes que estamos próximos a graduarnos nos enfrentamos. Este es mi último año en la universidad y cada vez veo la recta final más cerca. No puedo negar que la incertidumbre de saber cuál de las tantas opciones tengo que tomar, es abrumadora.

Sin embargo hay algo que me tranquiliza un poco, saber que ahora tengo más aptitudes y capacidades para desarrollarme en el ámbito laboral que las que tenía hace un año. Todas las personas tenemos, o hemos tenido una barrera que no nos permite desarrollar nuestro potencial al máximo. La inseguridad había sido la mía durante años, perdí mucho tiempo por miedo a tomar nuevos retos, callando mis ideas, rechazando oportunidades, por no sentirme lo suficientemente capaz para hacer las cosas.

Ahora te voy a contar un poquito de mi historia y de cómo poco a poco he logrado ir derrumbando esa pared. Entré a AIESEC hace un año exactamente, al principio me sentía un poco fuera de lugar, la timidez era como una barrera para mi desarrollo, no convivía con la mayoría de los miembros, me daba pena opinar y compartir mis ideas.  Sinceramente, hace seis meses nunca me hubiera visto siendo líder de un proyecto en un área dentro de la organización, ni siquiera me veía siendo parte de ella en un futuro.

Un día, comencé a ir a los proyectos de voluntariado que estaban siendo liderados por extranjeros en mi ciudad. Fue ahí cuando me di cuenta de los verdaderos propósitos de AIESEC, ver a esas personas trabajando arduamente por hacer un bien en mi comunidad me inspiró mucho y comencé a involucrarme más en la organización. Descubrí nuevas pasiones y me desarrollé en cosas que me gustaban, como la parte creativa y el área de marketing. Hoy soy líder de un proyecto. Todo pasó tan rápido que no me di cuenta de todos los escalones que había avanzado en un período de tiempo tan corto.

aiesec 1

Si eres nuevo en AIESEC o te sientes un poco fuera de lugar, busca la manera de involucrarte más con tus compañeros, después de un tiempo se convertirán en tu familia. Busca cosas que te guste hacer, si eres bueno escribiendo, diseñando, motivando a las personas, no importa el rol que tengas, siempre puedes ayudar a las demás áreas haciendo lo que te gusta.  Acércate con las áreas de intercambios y pregúntales qué proyectos existen en tu ciudad, ayuda en todo lo que puedas; al final de cuentas estamos haciendo esto por nuestro México.

aiesec 2

Te preguntarás cómo me ayudó todo esto. Pues bien, toda esa inseguridad que sentía se ha ido desvaneciendo poco a poco desde que descubrí la gran familia que somos y todas las cosas que podemos hacer juntos. Sé que como todo ciclo que termina, un día mi rol dentro de la organización llegará a su fin. Sin embargo, le tengo tanto que agradecer a AIESEC por lo mucho que me ha dado, que no importa que camino tome en mi vida, siempre tendré presente la finalidad y el porqué me uní a esta gran familia en primer lugar; y donde sea que me encuentre, sin importar la edad que tenga, continuaré buscando la manera de seguir contribuyendo para crear un mundo mejor, porque para eso estamos aquí.

Y tú, ¿qué esperas para vivir una experiencia dentro de AIESEC? Únete, rétate y, como yo, descubre todo tu potencial.

 Daniela Niebla Covarrubias
22 años, estudiante de Economía
Culiacan, Sinaloa

AIESEC Mexico
AIESEC Mexico
0 comments
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *